21 ago. 2012

Kuzguners Capítulo 10


Caer está permitido. Levantarse es obligatorio.
Proverbio ruso.

CAPÍTULO 10 – PRUEBA FINAL

-         ¡Estoy harta de vuestras malditas pruebas! Sólo quiero saber dónde está Crow.
-         Así que es eso… está bien, te lo diré.
-         ¿En serio?
-         Claro. – Morrigu movió su mano derecha e hizo aparecer la cabeza de Crow. - ¿Contenta?
-         No… no puede ser… él… ¡no puede estar muerto!

Me fallaron las piernas, caí de rodillas. Crow… era imposible, pero su cabeza… Estaba confusa. Confusa y enfadada.

-         Si te sirve de consuelo, luchó como el mejor de los guerreros. Fue un placer decapitarle.

Levanté cabeza y observé con odio a la que había matado a mi mentor. Puse mi mano en mi cintura para alcanzar uno de mis katares y me abalancé sobre ella. Lo esquivó con facilidad. Intenté atacarla varias veces más, pero ella me evadía sin esfuerzo. No podía más, las fuerzas me fallaban. Caí al suelo. Era imposible, no podía vencerla.

-         Necesitarás algo más que eso para derrotarme. ¿Por qué no muestras tu habilidad, Kuzguner? ¿Acaso no puedes? Eres patética.
-         Cállate…
-         Hay que ver, con lo fuerte que era tu maestro no sé cómo puedes ser tan débil…
-         ¡Que te calles!
-         ¿Qué demonios…?

El colgante empezó a brillar con un verde más intenso que las otras veces hasta que el ojo del cuervo estalló. Se formó un extraño círculo brillante en el suelo y empezaron a salir rayos de él. Noté cómo algo se movía dentro de mí. El Kuzgún empezó a salir cubriéndome las manos y los pies formando unas garras negras metálicas, de mi espalda salieron unas alas robóticas y una cola de placas de hierro. Noté cómo una pequeña porción de Kuzgún salía de mi cuello hacia los ojos.

Me abalancé sobre Morrigu. No recuerdo lo que pasó, cuando recuperé la consciencia ella estaba ensangrentada y por primera vez me miró con una sonrisa llena de complicidad. Escuché unas palmadas a mi espalda. Me giré.

-         Prueba superada – dijo Crow.
-         Pero… ¿tú no estabas…?

Dirigí la mirada hacia la cabeza que estaba en el suelo. Esta empezó a arder y de las llamas surgió Loki.

-         Niña… no deberías creerte todo lo que ves.
-         Pero… pero… - no podía creerlo – entonces… todo esto sólo era…
-         Una prueba, – interrumpió Morrigu – como bien te hemos dicho desde el principio. Y la has superado.

Miré a Crow incrédula. Él se limitó a asentir con la cabeza y me hizo una seña para que le siguiera. Cogimos los cuadros y los llevamos al pabellón Kisa, donde se convirtieron en unos compañeros bastante importantes en muchas misiones. 

-------------------------------------------------------------------
Siento haber tardado tanto, este capítulo no sabía por donde cogerlo. Recordad que en la página de resúmenes tenéis un pequeño resumen de cada capítulo por si no queréis leerlo de nuevo.

Esto se acaba, sólo queda un capítulo.

Nos leemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario